• +34 - 644 430 972
  • admin@pablo.works

STREAMING FORZOSO

STREAMING FORZOSO

No había mucho tiempo para pensárselo. Pasó el tren en ese momento y lo cogimos sin darle muchas vueltas, con lo puesto. Era el «ahora o nunca», el «aquí te pillo aquí te mato», el «qué te apuestas», el «el último moco verde», el «no me toques las palmas que me conozco», el «quién dijo miedo», el «ahora o nunca»…

JUEVES 12

El jueves por la tarde, en el mismo instante en el que terminábamos de ultimar el montaje del equipo para el concierto del día siguiente, nos llegó la nada sorprendente noticia de que el evento se suspendía.
Ya sabemos que a esas alturas mucha gente ya predicaba (y aprovechaba para criticar con altanería moral a los que seguíamos expectantes con nuestras vidas) con que nadie hiciera nada ni saliera de casa. Siempre ha habido much@s más papistas que el papa de los que nos gustaría aguantar, pero nosotros sólo seguíamos haciendo nuestro trabajo en espera de la fumata blanca con la que los que mandan y deciden (y se supone que más saben o mejor se asesoran) nos anunciaran lo ya sospechado y casi inevitable.
Por eso cuando nos lo dijeron no hubo sorpresas, malas caras, ni protestas, ni aspavientos, sólo hubo ánimo constructivo.
Habíamos montado el equipo y a priori con la nueva situación ese trabajo no iba a servir para nada, tampoco todo el trabajo que habíamos hecho en nuestras casas y en el estudio para llegar preparados a ese día tan significativo para nuestros pequeños e insignificantes corazones. El de Uxue, el mío, y los de muchas otras personas que nos esperan con expectación y cariño a partes iguales.

EL MOMENTO

Fue ese el momento clave, » se suspende», y la respuesta a la contrariedad tardó escasos segundos, y fue la insolencia en la boca de un analfabeto, un neófito en las artes telemáticas, la que la espetó…
Un «lo hacemos en streaming» salió de mi boca, boca perteneciente a una cara hacia la que se dirigieron cuatro ojos, los dos de mi querida compañera Uxue Fabo y los dos de súper Javi Egurza, el programador de La Carbonera. En ese momento cruzamos las miradas buscando complicidad y aprobación, buscando los tres con los ojos cada vez más brillantes la puerta de la «sala de conspiraciones», y como en un sueño, o en Matrix, nos encontramos instantaneamente reunidos entorno a una blanca mesa redonda en esa sala en la que lo que se dice es lo que se siente, sin filtros, y en la que lo que se decide, pese a quien pese, va «palante».
Mis compinches no albergaron ni un sólo milisegundo de duda ante la repentina propuesta, y hubo una mini cascada de ideas, dudas, consultas y opciones, las cuales conducían inexorablemente al mismo lugar, a la misma frase: Lo hacemos!

Uxue Fabo

VIERNES 13

Y muy pronto llegó así el día clave, sin tener demasiado claras muchísimas cosas y confiando en que los poquísimos que se animaron a ayudarnos (por sucesivas bajas de última hora) colaboraran a solventar los contratiempos y a surcar ese mar de dudas que éramos, intentando no naufragar en exceso.

Sin margen de casi nada nos plantamos en los prolegómenos de la retransmisión con más preguntas que respuestas, y así, a trompicones y entre zarandeos nos sumergimos en un medio que ni conocíamos ni controlábamos.
No es lo mismo tener a la gente en frente, ya sea en un bar, plaza, terraza, teatro o discoteca, que tener sólo a cuatro tipos con cámaras.
Pero no es lo mismo tampoco que tener a cuatro tipos con cámaras grabando las canciones para luego publicarlas. La diferencia era enorme, porque tocar en directo y grabarlo o retransmitirlo, lo que es la música propiamente, no es lo mismo que dar un concierto en streaming, que incluye los tránsitos entre canciones, tiempos muertos, que incluye las inclemencias técnicas en tiempo real, y que incluye un componente emocional por estar conectando en directo sin tener claro el feedback, es decir, no tienes ni idea de cómo transcurren los minutos en cada casa y en cada caso, ni qué opinan, ni si gusta más una que otra… pero sigues hablándoles como si nada… a eso están acostumbrad@s l@s presentador@s de televisión, o de radio, pero un músico de directo a pie de calle no, para nada.

Hemos tomado nota al detalle y muy pronto volveremos también a las redes a seguir con nuestra labor, pero con algunas lecciones bien aprendidas. Y eso se notará. Vaya que si se notará.

POST STREAMING

Bien, y ahora, «resuelto ya el misterio de la sortija» (una frase de Bender) podemos seguir más o menos con nuestro plan anterior, con la única certeza de que queda más tiempo del que pensábamos para empezar a pisar los escenarios y, por ende, tenemos más tiempo para trabajar en casa y dejar cabos atados, esos flecos que cuelgan antes o después de las cosas cuando no se ha puesto mimo en sus acabados y detalles.

No podemos decir con seguridad qué será lo próximo, si otro streaming, un videoclip, una live session, una nueva canción, un concierto clandestino, la publicación en youtube del «streaming cero»… no tenemos ni idea, pero cuando salte la chispa algo prenderá, que ni Uxue ni yo somos de andarnos con remilgos.
Con esto sólo quiero deciros que estéis seguros de que si permanecéis atentos a nuestros pasos prometemos no defraudar, prometemos que somos reales, intensos, inquietos, sinceros y luchadores, y pudiera ser también que además de todo eso, que es casi lo mínimo que se debiera pedir a un artista, quizá atesoremos también algo de talento con el que convertir los simples momentos en verdaderas experiencias. Todo puede ser.

STREAMING FORZOSO

Hemos hecho un streaming forzoso y atropellado, PABLO WORKS PROJECT nos hemos estrenado en una situación para la que no estábamos específicamente preparados, pero fue divertido, revelador, emocionante y un desafío, un guante que recogimos con determinación y un duelo que libramos con alegría, honradez y dignidad. Como lo haremos siempre.
Eso es todo.

Pablo Works

LOS CÓMPLICES

Y como en toda gran azaña de la humanidad, aunque esta en verdad no lo sea para nada (es por darle bombo), hubo personas que de una forma generosa y desinteresada fueron los pilares en los que nos apoyamos y que impidieron la deriva de nuestra intrépida nave.
Saum Del Cerro se trajo un puñado de cámaras y grabó el concierto para que pudiéramos luego editarlo y publicarlo, y tenerlo y recordarlo con más calidad de la que ofrece una retransmisión streaming sin experiencia, con un smartphone pasado de época y una conexión 4G intermitente entre los muros de La Carbonera.
Juan Rived se responsabilizó ni corto ni perezoso de la emisión del concierto en el perfil de face de Pablo Líquido, y trató de darle dinamismo y diferentes perspectivas con la cámara en mano en todo momento.
Javi Egurza retransmitió para el perfil de face de La Carbonera, y siendo el programador de esta sala fue nuestro mayor y mejor compinche en todo momento. A este tampoco hay que azuzarle mucho para que se meta en cualquier charco.
Santi Echeverría se animó a venir y presenciar en primera persona el evento para luego poder contarlo como ningún otro lo puede contar, en este caso para narrar esta experiencia de supervivencia en el Diario de Navarra. Santi es otro que va adonde sea sin rechistar y no pierde oportunidad de estar siempre al filo de las circunstancias, característica que define a tod@ buen/a periodista.
Rafa Moya estaba para todo, como siempre, si algo hiciera falta de la índole que fuere ahí teníamos al bueno de Rafa por si acaso. Y si no hay contratiempos siempre anima el cotarro entre pintxo y trago. Que no nos falte.
Virginia Navarro no estaba, pero en ningún caso porque no hubiese querido, al contrario, pero alguien tenía que cuidar a nuestros pequeños montruitos mientras papá hace cosas de esas que suele hacer papá. Virginia, si bien no estuvo en persona esa tarde, sí que su persona nos preparó una tortilla de patatas, unos sandwiches vegetales y un bizcocho… que aún no estando fue omnipresente e hizo posible que no decayeramos en ese aislamiento obligado. Si no hubiera sido por esa merendola…

Y aquí no quiero dejar de mencionar, aunque es una evidencia, a la enorme Uxue Fabo, nuestra Dora La Exploradora particular, que a todo se apunta, todo lo afronta animosa y de nada se queja. Valiente, trabajadora y talentosa, sólo puedo decir en su contra que para meterse en una empresa como la que le propuse es imprescindible estar tarada, ser realmente inconsciente, lo que no deja mucho margen a la hora de valorar su salud mental.
Por lo demás es un fenómeno de la naturaleza. Si la pobre estuviera en sus cabales…

RESUMIENDO

…pues que no hemos hecho más que empezar, y que el camino es muy largo y muy sinuoso, y que hay que estar muy preparado y ser muy valiente y tienes que creer mucho en ti y en lo que haces para recorrerlo, y que por eso no todo el mundo se lanza a hacerlo, y por eso de tod@s l@s que se lanzan (nos lanzamos) sólo un puñado salen airos@s. Y nadie que lo intente, lo consiga o no, sale sin cicatrices.

Pero cada un@ hacemos lo que podemos, nacemos, crecemos y vivimos con nuestras características particulares, nuestras inquietudes, nuestras capacidades, nuestros instintos, nuestras emociones, nuestras sensibilidades, nuestras necesidades, nuestras limitaciones, nuestras ilusiones, nuestros miedos, nuestras carencias, nuestro entorno, nuestras obligaciones, nuestros puntos de vista, nuestras esperanzas, nuestras debilidades…
Cada un@ somos un mundo, y ese mundo que somos cada un@ luego tiene que desenvolverse en este mundo repleto de mundos, de todos los mundos que somos cada un@, y coexistir e interactuar con todos ellos.
Sólo intentamos hacer nuestro camino de la mejor forma posible.

Gracias a tod@s!

Pablo Works

Pd: Me temo que la publicación del Streaming Cero en Youtube está al caer, como aquel que dice.

Pablo Works

Leave a Reply