• +34 - 644 430 972
  • admin@pablo.works

SER O PARECER

SER O PARECER

Hace unos días, durante uno de nuestros primeros paseos por el lago de Barañáin, me encontré con un amigo, y charlando sobre música y festivales, como caído del cielo, soltó un inocente comentario en mitad de nuestra cháchara que no sólo me chocó, sino que sobre todo me reveló una realidad de percepción a la que yo era totalmente ajeno y que no puedo pasar por alto.

Obviamente nadie tiene que saber qué pasa por mi cabeza ni qué planes tenemos, y obviamente en ocasiones hay una gran diferencia entre ser y parecer. No siempre somos lo que parecemos y no siempre parecemos lo que somos.

¿Por qué digo todo esto? Porque pese a lo que soy y he sido siempre, un torbellino de energía irrefrenable, que me cuesta horrores controlar y canalizar, parece ser que mi esfuerzo puntual por hacer que nuestro «concierto cero» teloneando a Pablo Líquido fuera algo especialmente íntimo y mesurado ha excedido mis expectativas y ha dejado, parece ser, la sensación de que Pablo Works Project va a ser eso, baladas y sosiego, rollo tranqui.
Francamente, nada más lejos de la realidad. Nada.

Comprendido, parecemos algo que no somos.
Eso no puede ser y el tiempo lo arreglará, pero mientras tanto os lo cuento.

Supongo que ayudó bastante a generar esta distorsionada percepción de la realidad que, aprovechando un par de temas de los que habíamos preparado para nuestro sereno mini set de La Carbonera, grabáramos y publicáramos dos «live session» con dos tranquilas canciones, «The Dawn» y «Black Snow», ambas bajadas intencionadamente de tempo e intensidad con respecto a las versiones del disco.
No hay mayor reto para mí que sostener la fuerza y tocar en esas tesituras, pero lo conseguí y estoy orgulloso de ello. De ahí a que vaya a ser mi sello…

Y por si fuera poco el concierto se suspendió el día anterior, cuando ya teníamos todo montado, y optamos por hacerlo en streaming.
Eso terminó de desnaturalizar nuestra actuación, y la idea de hacer un concierto íntimo «en familia» se desdibujó definitivamente y nos vimos tocando sin público, en un medio que nos es totalmente ajeno e insípido, dejando la sensación, al parecer, de que nuestro directo y nuestro estilo son de una forma, cuando son más bien la contraria.

Aquel viernes 13 de marzo nos íbamos a presentar tranquilamente en familia, que no en sociedad, y luego lo íbamos a celebrar, venía la fiesta de Pablo Líquido con la que nos íbamos a echar todas las risas y bailes que nuestros cuerpos fueran capaces de soportar.
Finalmente no fue así.

En cualquier caso, si alguien alberga dudas de cual va a ser nuestro estilo… en realidad podría dar muchas pistas y explicaciones, pero cuando podamos hacer conciertos será evidente.
Y por si yo fuera insuficiente argumento, cualquiera que conozca a Uxue os podrá explicar cuánto le gusta la música cañera, y quieras que no, antes o después, acabará asomando esa vena. Ya ves, que a mí sólo me falta que me toquen las palmas y voy y me asocio con una palmera.
Así que de momento podéis ir olvidando lo que habéis visto hasta ahora (por si acaso) y resetear vuestra imagen de Pablo Works Project a la espera de que publiquemos más trabajos.
No digo que no vayamos a crear momentos íntimos y sosegados en nuestros shows, por supuesto que los habrá. Habrá los que proceda, pero no será la tónica habitual, sólo es eso.
Os vamos a llevar de sorpresa en sorpresa.
Eso, sin duda, lo puedo prometer y lo prometo.

Con Pablo Works Project vais a bailar lo que no está escrito, unas veces será rock, otras será pop y otras será folk, o el estilo que sea, en eso no tenemos escrúpulos ni complejos dentro de ciertos límites y con la calidad por bandera, pero bailar vamos a bailar.
¡Vaya que si vamos a bailar!

Pablo Works

Pd: Incluso en nuestro «set acústico» con el que vamos a ofrecer la primera tanda de conciertos, el ritmo y la fuerza van a ser protagonistas, e incluso en ese formato va a sonar bastante el overdrive.
No digo nada del formato eléctrico que vendrá después, cuando le toque.
No digo nada.

Pd2: Cuando dejé mis trabajos como técnico de sonido y como actor, y empecé con las versiones de Pablo Líquido (1999), al buscar bolos, lo habitual era que las salas y locales supusieran que un concierto de un tipo solo con una guitarra acústica fuera a ser un tostón. Obviamente se equivocaban, porque dejé ese formato en pleno apogeo después de 1300 conciertos con una media de tres horas por concierto.
Tras casi 4000 horas solito con mi acústica en el escenario liándola parda allá donde iba luego cambié al formato eléctrico, grabé miles de horas de bases, monté y programé un show de luces y tuve que volver a aprender (a tocar en eléctrico) y volver a convencer, otros 400 conciertos en este formato (ya van 1700 conciertos y más de 5000 horas de escenario), y ahora que emprendo un nuevo camino volveré a luchar y a ganarme a pulso lo que me tenga que ganar, no tengo la menor duda, pero esta vez lo haré acompañado por Uxue, y lo haremos con mucho trabajo, el que haga falta, que por algo me llamo Works… bueno, por eso y por… (y ahí va una confesión)

The Works, mi primer disco de Queen.
Me lo compré con 12 años y me abdujo, y desde allí arriba, desde su increible nave espacial llena de sonidos, melodías, ritmos y detalles (canciones), me empujó sin miramientos al abismo de mis emociones, y lo que vino después es ya la historia de mi vida, una vida entregada a este objetivo, a esta profesión.
Así que ese disco es uno de los motivos por los que me llamo Pablo Works.

Pablo Works

Leave a Reply