• + 644 490 372
  • admin@pablo.works

RUIDO

RUIDO

Hola a tod@s 11 meses después!

Sí, ya sé que ha pasado casi un año desde mi última entrada en esta web, pero también sé, y much@s lo intuís, que no he dejado de trabajar en este proyecto ni un sólo día desde entonces. Ni un sólo instante.
La cuestión es cómo y cuándo considere cada cual que debe hacer más o menos ruido, y en mi caso concreto no acostumbro a hacer mucho ruido ni cuando estoy armado de poderosas razones y más necesario es. Ni os cuento el resto del tiempo lo que disfruto no existiendo. ¿Qué le voy a a hacer?
Parece incompatible ser artista y discreto al mismo tiempo, y seguramente lo sea, y así me va en mi pequeño mundo, sólo suelo dejar de ser minúsculo y convertirme en mayúsculo cuando subo a un escenario. Escenarios habitualmente minúsculos en mi caso, un torbellino de paradojas y contradicciones.

He terminado el segundo disco de Pablo Works y lo he titulado THE LIFE THAT I LOVE, que es simplemente el título de una de las canciones, la primera del disco, cuya letra define muy bien mis andanzas por vuestros mundos. Este tema no es ninguno de los singles en potencia, pero es muy importante para mí por lo que significa, y como título para el disco me llena y satisface, y lo veo muy apropiado porque los directos del futuro los veo del señor Works.

Letra y traducción de la The Life That I Love con algunas imágenes de acompañamiento.

Y he terminado este segundo disco que, por llamar la atención, comencé a grabar antes que el primero; las baterías las grabamos en marzo de 2017 en Albacete, y los bajos los grabé en mayo de aquel año, todo lo demás esperó a que hiciera enterito el disco Small But True.
Pero además he dejado ya, mientras iba grabando este, medio encaminado el siguiente, el tercero. Es decir, un puto desastre y un desorden abrumador pero inevitable. Tenemos que aprender a convivir con nuestras taras.

Igual alguien se pregunta por qué demonios grabé un disco, lo presenté y vendí ejempleres en algunos conciertos de Pablo Líquido, y lo volví a meter en el cajón, el disco y todo el proyecto Works.
Bueno, la explicación es bien sencilla y meridianamente clara: No puedo promocionar un proyecto sin hacer conciertos, y no puedo hacer conciertos con un repertorio basado en un disco que dura poco más de media hora como es Small But True.
Sin conciertos no hay promoción, y sin promoción no hay conciertos, y sin repertorio suficiente no hay ni conciertos ni promoción, por eso he preferido no quemar cartuchos de Pablo Works que sería como disparar con la pólvora mojada, y he preferido ampliar y mejorar la base y el contenido antes de dar ningún paso que luego tenga que rectificar, o que simplemente esté mal dado.
Y lo presenté en elgunos conciertos y vendí algunos ejemplares, los necesarios y suficientes, para pagar la fabricación. Sólo por eso.
Ahora para los conciertos tengo 20 canciones publicadas, 9 de Small But True y 11 de The Life That I Love, y algunas del primero no tocaré pero añadiré al repertorio algunos de los temas de Aprendiendo a Perder y Preludio de Luna Hiena de Pablo Líquido.
Tengo ansia viva, pero prisa no, la prisa es para l@s que no estén conformes con su situación, y ese no es mi caso. Bien sabéis que voy a gusto por la vida y que nunca he necesitado mucho más, ni tampoco hacer mucho ruido para sentir que hago las cosas bien, al contrario, en general, y en mi profesión en particular, se hace mucho ruido con muy pocas nueces. Tampoco he necesitado hacer ruido para tener trabajo, aunque obviamente hubiera trabajado mucho más si hubiera hecho ruido, obviamente.

El nuevo disco está al caer pero antes quiero dejar bien atados algunos cabos, y no voy a olvidar lo que me propuse: promocionar los dos al mismo tiempo, así que algunas canciones de Small But True, y sus nuevos vídeos, se entremezclarán con las de The Life That I Love. Va a ser un jaleo de puta madre. No sé cómo irá la cosa, pero que no me voy a aburrir lo tengo claro.

Pronto explicaré también cómo va a ser la primera fase de conciertos de Pablo Works, porque no va a ser algo convencional. De hecho no tengo constancia de que nadie haya hecho nunca el tipo de gira de promoción que pienso hacer los primeros meses. Ya veremos cómo va la idea tontuna que he tenido. Hacer algo diferente es, de entrada, bastante difícil en cualquier ámbito, pero en nuestro gremio se antoja incluso más complicado. Ahí lo dejo, un poco de imperceptible ruido de fondo.

Y por rizar el rizo, si esa primera parte de la gira de promoción de Pablo Works, todos sus primeros conciertos, va a ser «diferente», la segunda parte, la que de entrada será más convencional, también va a ser distinta a lo que se ve por ahí. Bastante interesante, creo yo, va a estar el asunto de los conciertos, que es, como bien sabéis, mi terreno natural y por antonomasia en el que mejor me desenvuelvo.

Pero eso será después de publicar el disco The Life That I Love. Primero a ver si os hace gracia el resultado de mi arduo trabajo y luego vendrá lo demás.

Perdonad la ausencia pública, pero las cosas siento que tengo que hacerlas bien, y de momento hacerlas yo, y eso se traduce en trabajo ingente o, traducido, muuuucho muuucho tiempo… y por mi forma de ser eso quiere decir muy poco RUIDO y espero que muchas y buenas nueces.

Os deseo mucho amor y algunas trifulcas con final feliz!

Pablo Works

Pd: Hagan me el favor de disculpar el embrollo del orden de las grabaciones y publicaciones, pero pese a ser tan extravagantemente enrevesado es exactamente así como se han sucedido los procesos. Hubiera preferido que cada cosa fuera en su plazo, pero ya que eso no ha sido factible al menos nos queda lo anecdótico del jaleo.

Pd2: Y sirva de guinda a todo este despropósito asegurar que el poderosísimo primer single del que será el tercer disco, del que todavía no he grabado, está escrita y esperando su turno desde mucho antes de grabar el primer disco. Va a esperar años, pero llegará su momento.

Pd3: Por si alguien ya ni se acuerda aquí os dejo AMIGO, el único single que saqué, también tímidamente, del primer disco.

Pablo Works

Leave a Reply