• +644 418 993
  • admin@pablo.works

La Chica del Bar

La Chica del Bar

Mayo o junio de 1987 u 88, en Pamplona

Pues eso, a los 15 o 16 años, al terminar la temporada de esquí, los fines de semana solía salir por Pamplona con mi cuadrilla de amigos del cole.
Hubo por aquel entonces una época en la que mientras me duchaba y preparaba para salir, solía ponerme el «Directo» de Danza Invisible o «La Canción de Juan Perro» de Radio Futura, y especialmente el tema «Anabel Lee» solía repetirse con frecuencia casi enfermiza.

Modus Operandi

Al llegar el fin de semana comenzaba cierta rutina que La Chica del Bar describe breve pero perfectamente.
Me arreglaba siempre como si fuera el día más importante de mi vida, me calzaba mis camperas, mi chupa, me ponía gomina o espuma en el pelo (todavía no tenía la tremenda melena que luego lucí), y salía a la calle imparable, dispuesto a comerme el mundo.
Andaba a un palmo del suelo.

Entonces solíamos hacer botellón, y mis dos litros de calimocho no los perdonaba. Luego íbamos al Más y Más (antes Impacto), pero yo me quedaba un rato arriba en el Jose Luis y me metía siempre un pincho de tortilla de patata y una copa de ginebra. Costumbres absurdas, pero tan arraigada como efectiva, preparaba el estómago y subía un peldaño mi estado.
Y bajaba entonces a la discoteca, caminando ya a dos palmos del suelo (por lo menos).

El día que se conocieron Aitor y Ángela, los protagonistas del videoclip de LA CHICA DEL BAR

La Chica del Bar

Fuera en el Más y Más, en el Bye Bye, o en cualquier bar de lo viejo, hay un proceso que se ha repetido toda mi vida, consistente en que cuando veía a una chica que me gustaba mucho, me volvía inmediata e irremediablemente tonto.
Ya no era yo, el tipo enérgico, seguro e impulsivo se convertía en un muchacho torpe y menguado.
Ese es el efecto que causaba siempre en mí la devoción por la belleza y el amor platónico.
Había sonrisas que no me dejaban pensar ni respirar.
Así era y así os lo cuento.

Pulsa aquí para escuchar LA CHICA DEL BAR en spotify

La letra de «LA CHICA»

LA SEMANA TERMINA Y A VERANO HUELE
YA ESTOS AÑOS NO VOLVERÉ A TENER

ANNABEL LEE VUELVO A PONER
SI LA ESCUCHO SÉ QUE LA NOCHE IRÁ BIEN
MIS AMIGOS ME ESPERAN
HOY ES VIERNES
PRIMAVERA Y POCO QUE HACER
GOMINA EN EL PELO, CAMPERAS DE PIEL
Y LA CHUPA QUE TODO EL MUNDO QUIERE

YA EN LA CALLE MIS PIES NO PUEDEN CAMINAR
PORQUE A UN PALMO DEL SUELO VAN… AH AH AH

NA NA NA HAY UNA CHICA EN EL BAR
LLEVA UN RATO MIRANDO, INTENTO DISIMULAR
NA NA NA NO SÉ CÓMO BAILAR
PARA PARECER TONTO SE ME OCURRE SALTAR
HOY NO DOY PARA MÁS

LABIOS QUE EL CALIMOCHO OSCURECE
SON LOS QUE LA QUIEREN BESAR

MIS PIES NO SE LLEVAN BIEN
TORPES MANIOBRAS AL ATARDECER
DE REPENTE LA TENGO JUSTO EN FRENTE

TIEMBLAN MIS MANOS
NO PUEDO REACCIONAR
ELLA SE RÍE SIN PARAR

NA NA NA HAY UNA CHICA EN EL BAR
LLEVA UN RATO MIRANDO, INTENTO DISIMULAR
NA NA NA NO SÉ CÓMO BAILAR
PARA PARECER TONTO SE ME OCURRE SALTAR
HOY NO DOY PARA MÁS

COGE MI MANO Y LA EMPIEZA A BALANCEAR
YA RESPIRAMOS AL COMPÁS

NA NA NA HAY UNA CHICA EN EL BAR
LLEVA UN RATO MIRANDO, INTENTO DISIMULAR
NA NA NA NO SÉ CÓMO BAILAR
PARA PARECER TONTO SE ME OCURRE SALTAR
HOY NO DOY PARA MÁS

Pablo Works

Leave a Reply